Lunes, 23 Julio 2018

El exceso de hierro "oxida" su cerebro y acelera el Alzheimer

Escrito por  MERCOLA Publicado en Tu salud Viernes, 15 Junio 2018 12:51
Valora este artículo
(0 votos)

Probablemente sepa que la enfermedad de Alzheimer está relacionada con una acumulación de placa beta amiloide en el cerebro. De acuerdo con una reciente investigación3,4 realizada en los Países Bajos, la acumulación de hierro, que causa un efecto de oxidación cerebral, desempeña un papel importante y es común en la mayoría de los pacientes con Alzheimer. Tal y como lo señalaron los autores del estudio:

"En presencia de las características patológicas de la [enfermedad de Alzheimer], el hierro se acumula dentro y alrededor de las placas beta-amiloides, así como de los ovillos neurofibrilares, principalmente como ferrihidrita dentro de la ferritina, hemosiderina y magnetita.

Por lo tanto, abordar la hemocromatosis puede ser una opción efectiva de tratamiento. Hasta ahora, el eje central del tratamiento convencional ha sido eliminar las proteínas amiloides, sin embargo y aunque dicho enfoque parece tener lógica, tales intentos han tenido muy poco éxito.

Investigaciones previas respaldan el vínculo con el cerebro oxidado

Esta no es la primera vez que los científicos señalan un vínculo entre el exceso de hierro y la enfermedad de Alzheimer (EA). En 2012, una investigación con animales5 sugirió que hay un vínculo entre el metabolismo anormal del hierro y la acumulación de beta amiloide.

Cuando los niveles de hierro en la sangre se redujeron utilizando un quelante de hierro, los niveles de beta-amiloide y proteína tau fosforilada – que interrumpen la capacidad neuronal para conducir señales eléctricas – volvieron a la normalidad.

"Estos resultados demuestran que la deferiprona [un medicamento quelante de hierro] confiere una importante protección contra la EA inducida por hipercolesterolemia, sin embargo, los mecanismos pueden implicar la reducción de los niveles plasmáticos de hierro y colesterol en lugar de la quelación del hierro cerebral.

En 2013, los investigadores de la UCLA encontraron que los pacientes con Alzheimer suelen tener acumulación de hierro en el hipocampo, y que el hierro es responsable del daño en esa área. Los hallazgos fueron publicados en el Journal of Alzheimer's Disease.6

De acuerdo con los investigadores, el daño que eventualmente da pie a los signos clínicos del Alzheimer comienza con la destrucción del hierro de la mielina – la capa de grasa alrededor de las fibras nerviosas de su cerebro.

Esto interrumpe la comunicación entre las neuronas y promueve la acumulación de placa beta amiloidea, que a su vez destruye aún más la mielina. La UCLA explica lo siguiente al respecto:7

"La mielina es producida por células llamadas oligodendrocitos. Estas células, junto con la mielina, tienen los niveles más altos de hierro de todas las neuronas... y la evidencia circunstancial ha respaldado durante mucho tiempo la posibilidad de que los niveles de hierro en el cerebro sean un factor de riesgo para las diversas enfermedades relacionadas con la edad, como el Alzheimer.

A pesar de que el hierro es esencial para la función celular, un exceso de dicho elemento puede favorecer el daño oxidativo, algo a lo que el cerebro es sumamente vulnerable".

Asimismo, una investigación9 publicada el año pasado en la revista JAMA Neurology identificó la carga de hierro en el cerebro "como un mecanismo patogénico" en la enfermedad de Alzheimer, y volvió a vincular el hierro con la mutación genética del APOE-e4 cuyo riesgo es elevado.

Según lo observado por los autores, "el alelo ε4 del APOE conlleva el mayor riesgo genético para la enfermedad de Alzheimer, y los datos recientes implican a la carga de hierro y cerebro como un mecanismo patogénico porque el transporte ε4 eleva el nivel de ferritina del líquido cefalorraquídeo".

¿Cómo es que desarrolla exceso de hierro?

Aunque por lo general se revisa la deficiencia de hierro y anemia ferropénica, muchos médicos aún desconocen los peligros que implica un exceso de hierro, que en realidad es un problema sumamente común.

De hecho, la mayoría de los hombres y las mujeres en la posmenopausia están en riesgo de sufrir esta afección, ya que la pérdida de sangre es la principal forma de reducir el exceso de este elemento. Lo siguiente también puede causar o exacerbar un nivel elevado de hierro:

Cocinar en ollas o sartenes de hierro. Cocinar alimentos ácidos en este tipo de ollas o sartenes generará mayores niveles de absorción de hierro.

Comer productos procesados como cereales y pan blanco fortificados con hierro. El hierro utilizado en estos productos no es orgánico y tiene más similitudes con el óxido que con el hierro biodisponible en la carne.

Beber agua de pozo con alto contenido de hierro. La clave es tener algún tipo de precipitador de hierro y/o un filtro de agua de ósmosis inversa.

Tomar múltiples vitaminas y suplementos minerales, ya que ambos con frecuencia contienen hierro.

Asimismo, existe una enfermedad hereditaria, la hemocromatosis, que hace que el cuerpo acumule niveles de hierro excesivos y peligrosamente dañinos. Aproximadamente 1 en 3.5 o aproximadamente 100 millones de personas en los Estados Unidos portan el gen único para la hemocromatosis.10

Cómo realizar un análisis de hierro y mantener un nivel ideal

La prueba de ferritina sérica mide el hierro que tiene almacenado. En lo particular le sugiero a la mayoría de los adultos que consideren seriamente la posibilidad de realizar una prueba de ferritina sérica cada año con el fin de confirmar que su nivel no es excesivo ni deficiente.

Tenga en cuenta que (como ocurre con muchas otras pruebas de laboratorio) los rangos "normales" de ferritina sérica distan mucho de ser ideales.11 En algunos laboratorios, un nivel de 200 a 300 nanogramos por mililitro (ng/ml) se encuentra dentro del rango normal para mujeres y hombres respectivamente, lo que en realidad es demasiado alto para tener una salud óptima.

Un nivel ideal para hombres en edad adulta y mujeres que no menstrúan es entre 40 y 60 ng/ml. Su nivel no debe estar por debajo de 20 ng/ml ni por encima de 80 ng/ml. Asimismo, es muy importante que mantenga un nivel saludable de hierro durante el embarazo. Tener un nivel de 60 o 70 ng/ml se relaciona con mayores probabilidades de sufrir dificultades al final del embarazo.12

Ahora bien, la deficiencia de hierro durante el embarazo es igualmente problemática. El umbral que más se utiliza en los estudios clínicos para establecer una deficiencia de hierro es de 12 a 15 ng/ml.13

Otra prueba valiosa es la gamma-glutamil transpeptidasa (GGT) que mide las enzimas hepáticas en suero. Aunque generalmente se utiliza para evaluar el daño hepático, también es un marcador para detectar el exceso de hierro libre y es un excelente indicador del riesgo de muerte cardíaca repentina.

En el caso de las mujeres, un nivel saludable de GGT es de alrededor de 9 unidades por litro (U/L), mientras que los límites superiores de lo "normal" son generalmente de 40 a 45 U/L. De acuerdo con Gerry Koenig, expresidente del Iron Disorders Institute y la Hemochromatosis Foundation,14 las mujeres con un GGT por encima de 30 U/L tienen mayor riesgo de cáncer y enfermedades autoinmunológicas.

Por último, pero no por ello menos importante, un porcentaje de prueba de saturación de transferrina también revelará un nivel elevado de ferritina. Lo ideal es que este valor se encuentre entre el 30 y 40 %. Si se encuentra por encima del 40 % significa que tiene un exceso de hierro que probablemente dañe las mitocondrias y necesite tratamiento.

Qué hacer y qué no hacer para disminuir su nivel de hierro

Si su nivel de hierro es elevado, la solución más fácil y efectiva es donar sangre. En el caso de los hombres en edad adulta, puede donar sangre 2 o 3 veces al año una vez que sus niveles vuelvan a la normalidad. Si no puede donar sangre, pídale a su médico que le prescriba una flebotomía terapéutica.

Asimismo, debe evitar combinar alimentos ricos en vitamina C con alimentos ricos en hierro, ya que la vitamina C aumenta la absorción de este último elemento. El alcohol también aumentará la absorción de hierro en su alimentación y, por lo tanto, es mejor evitarlo.

Por otro lado, el calcio se unirá al hierro, lo que limitará su absorción, por lo que comer alimentos ricos en hierro con alimentos ricos en calcio puede ser útil si sus niveles tienden a ser altos.

Aunque los investigadores están analizando las estrategias de quelación férrica, no las recomiendo. Por ejemplo, usar fitato o ácido fítico (también conocido como IP6) para prevenir la absorción de hierro y quelar el hierro de su cuerpo fácilmente puede generar otras deficiencias minerales, como la de zinc.

Una alternativa mucho más segura es la curcumina. En realidad, este ingrediente bioactivo actúa como un potente quelante del hierro y puede ser un complemento útil si sus niveles son elevados.

Estrategias para prevenir el Alzheimer

De acuerdo con el Dr. David Perlmutter, neurólogo y autor de "Grain Brain" y "Brain Maker", a la larga cualquier cosa que promueva la resistencia a la insulina también aumentará el riesgo de Alzheimer.

El experto fue capaz de revertir la enfermedad de Alzheimer en 9 de cada 10 pacientes al potenciar 36 parámetros de un estilo de vida saludable. Esto incluyó hacer ejercicio, llevar una alimentación cetogénica, optimizar tanto la vitamina D como otras hormonas, dormir más, meditar, desintoxicarse y eliminar el gluten y los alimentos procesados.

Visto 83 veces